Llamado a estimular el juego infantil para el desarrollo saludable (1)

  • Sábado, 25 de Agosto de 2018

Recomendaciones de la Asociación Americana de Pediatría 

Llamado a estimular el juego infantil para el desarrollo saludable (1)

Las recomendaciones para los médicos incluyen la creación de “recetas para el juego” prácticas con los padres durante las visitas de bienestar.

Autor: Michael Yogman, Andrew Garner, Jeffrey Hutchinson, Kathy Hirsh-Pasek, Roberta Michnick Golinkoff Fuente: Pediatrics, August 2018, From the American Academy of Pediatrics Clinical Report The Power of Play: A Pediatric Role in Enhancing Development in Young Children

Resumen

Desde el último informe clínico sobre juego de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) en 2007, investigaciones adicionales han demostrado la importancia del juego no estructurado entre padres e hijos, para el desarrollo infantil. Además, los cambios sociales tales como un mayor énfasis en los puntajes de las pruebas, las distracciones digitales y un mayor estrés familiar han creado posibles barreras para dicha actividad.

Como se resume en este informe actualizado, la investigación sugiere que los mayores beneficios provienen del juego en el que la mente del niño toma la delantera, un adulto comprensivo ayuda a “andamiar” al niño (es decir, apoya la autonomía del niño sin microgestión), el niño imagina y explora, y se produce la vinculación entre padres e hijos.

El juego es una actividad que está intrínsecamente motivada, implica un compromiso activo y resulta en un descubrimiento feliz

Los autores recomiendan que los pediatras que ayuden a los padres a leer y responder al comportamiento lúdico de sus hijos durante las visitas clínicas, abogar por oportunidades de juego en la comunidad y preescolar, y “prescribir”el juego en las visitas de niños sanos hasta los 2 años.

Introducción

La definición de juego es esquiva. Sin embargo, hay un consenso creciente de que se trata de una actividad que está intrínsecamente motivada, implica un compromiso activo y resulta en un descubrimiento feliz. El juego es voluntario y a menudo no tiene objetivos extrínsecos; es divertido y a menudo espontáneo.

Los niños a menudo son vistos activamente involucrados y apasionadamente absortos en el juego; esto construye habilidades de funcionamiento ejecutivo y contribuye a la preparación escolar (los niños aburridos no aprenderán bien). El juego a menudo crea una realidad privada imaginativa, contiene elementos de fantasía y no es literal.

Dependiendo de la cultura de los adultos en su mundo, los niños aprenden diferentes habilidades a través del juego. El juego sociodramático es cuando los niños representan los roles de la adultez al observar las actividades de sus mayores. Los extensos estudios sobre el juego animal sugieren que la función del juego es construir un cerebro prosocial que pueda interactuar efectivamente con los demás.

Efectos sobre la estructura y el funcionamiento del cerebro

El juego no es frívolo; es la construcción del cerebro. Se ha demostrado que el juego tiene efectos directos e indirectos sobre la estructura y el funcionamiento del cerebro. El juego conduce a cambios a nivel molecular (epigenético), celular (conectividad neuronal) y conductual (habilidades de funcionamiento socioemocional y ejecutivo) que promueven el aprendizaje y el comportamiento adaptativo y / o prosocial. La mayor parte de esta investigación sobre la estructura y el funcionamiento del cerebro se ha realizado con ratas y no se puede extrapolar directamente a los humanos.

Jaak Panksepp, neurocientífico y psicólogo, que ha estudiado exhaustivamente la base neurológica de la emoción en animales, sugiere que el juego es uno de siete sistemas emocionales innatos en el cerebro medio. A las ratas les encanta jugar bruscamente y producir un sonido distintivo que Panksepp etiquetada como “risa de rata”. Cuando las ratas son jóvenes, el juego parece iniciar cambios duraderos en áreas del cerebro que se utilizan para pensar y procesar la interacción social.

La longitud dendrítica, la complejidad y la densidad de la columna de la corteza prefrontal medial (PFC) se refinan con el juego. El factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) es un miembro de la familia de neurotrofinas de los factores de crecimiento que actúa para apoyar la supervivencia de las neuronas existentes y fomentar el crecimiento y la diferenciación de nuevas neuronas y sinapsis. Se sabe que es importante para la memoria a largo plazo y el aprendizaje social.

El juego estimula la producción de BDNF en ARN en la amígdala, la corteza frontal dorsolateral, el hipocampo y la protuberancia. Los análisis de expresión génica indican que las actividades de aproximadamente un tercio de los 1200 genes en las regiones corticales frontal y posterior se ven significativamente modificadas por el juego dentro de una hora después de una sesión de juego de 30 minutos. El gen que mostró el mayor efecto fue el del BDNF. Por el contrario, la adversidad, la depresión y el estrés de las crías de rata parecen dar como resultado la metilación y la regulación negativa del gen BDNF en el PFC.

Dos horas por día de juego con objetos predecían cambios en el peso y la eficiencia del cerebro en animales experimentales. Las ratas privadas de juego como cachorros (mantenidas en jaulas dispersas sin juguetes) no solo fueron menos competentes para resolver problemas más adelante ( negociando laberintos) pero el PFC medial de las ratas privadas de juego era significativamente más inmaduro, sugiriendo que la privación del juego interfería con el proceso de sinaptogénesis y poda.

Los cachorros de rata que estuvieron aislados durante los períodos pico de juego después del nacimiento (semanas 4 y 5) mucho menos socialmente activo cuando se encuentran con otras ratas más adelante en la vida.

Las ratas privadas de juego también mostraron problemas de resolución de problemas, sugiriendo que a través del juego, los animales aprenden a probar cosas nuevas y desarrollan flexibilidad conductual. Las ratas socialmente criadas con daño a sus PFC imitan las deficiencias sociales de las ratas con cerebros intactos pero que fueron privadas de juego como juveniles.

La ausencia de la experiencia de juego lleva a cambios anatómicamente mensurables en las neuronas del PFC. Al refinar la organización funcional del PFC, el juego mejora las habilidades ejecutivas de funcionamiento derivadas de esta parte del cerebro.

Si estos efectos son específicos de la privación del juego o simplemente reflejan el efecto genérico de la falta de estimulación, requiere más estudio. Las ratas que se criaron en jaulas experimentales llenas de juguetes tenían cerebros más grandes y cortezas cerebrales más gruesas y laberintos completados más rápidamente.

Los neurotransmisores cerebrales, como la dopamina producida por las células de la sustancia negra y el tegmento ventral, también están relacionados con la calidad de recompensa del juego: los medicamentos que activan los receptores de la dopamina aumentan el comportamiento de juego en las ratas.

El juego y el estrés están estrechamente relacionados. Las altas cantidades de juego se asocian con niveles bajos de cortisol, lo que sugiere que el juego reduce el estrés o que los animales que no se estresan juegan más.

El juego también activa la norepinefrina, lo que facilita el aprendizaje en las sinapsis y mejora la plasticidad cerebral. El juego, especialmente cuando va acompañado de cuidado cuidadoso, puede afectar indirectamente el funcionamiento del cerebro al modular o amortiguar la adversidad y al reducir el estrés tóxico a niveles que son más compatibles con el afrontamiento y la resiliencia.

En los niños humanos, el juego generalmente aumenta la curiosidad, lo que facilita la memoria y el aprendizaje. Durante los estados de gran curiosidad, los resultados funcionales de MRI mostraron una actividad mejorada en humanos sanos de unos 20 años en el cerebro medio y núcleo accumbens y conectividad funcional al hipocampo, que solidifica las conexiones entre la motivación intrínseca y el aprendizaje dependiente del hipocampo.

 

Fuente: https://www.intramed.net/